El blog del asistido

Cuidado de ancianos: cómo elegir al mejor asistente

Publicado por ASISTED el 12 abril, 2019

Cuidado de ancianos

El cuidado de ancianos es una tarea dura pero satisfactoria. En algún momento, nosotros mismos, algún familiar o un conocido alcanza la vejez, necesita del apoyo y la asistencia de otros.

Esto es debido al desarrollo de dependencias propias del proceso de envejecimiento o por otros motivos (diversidad de la funcionalidad psicomotora, enfermedades crónicas o degenerativas,…).

Por lo general será la propia familia la que se ocupe de procurar esos cuidados básicos en la ancianidad. Uno de sus miembros tenderá a convertirse en referente principal sobre quien recaerá el grueso de la responsabilidad, aún contando con el respaldo del entorno.

La atención a personas dependientes se centra sobre tres planos básicos: físico, psicológico y social. Sus necesidades han de ser cubiertas y atendidas por completo en todo momento.

El momento de contratar un asistente para el cuidado de ancianos

Llega un momento en el que los cuidadores familiares se encuentran en la fase de contratar servicios de una empresa que proporciona asistentes profesionales. Lo más importante es decantarnos por aquella que mayor tranquilidad y seguridad sea capaz de proporcionarnos.

El mejor entorno para vivir es el propio hogar. Normalmente está adaptado a sus preferencias y comodidades para sentirse lo mejor posible. Es lógico pensar que cuando se envejece y/o se enferma, esta comodidad se vuelve imprescindible. Pero puede llegar a ser insuficiente si no se acompaña de una asistencia personal adecuada a las necesidades. Sobre todo, para evitar el acomodo, la dejadez y la desidia que potenciarían, por falta de conocimiento profesional, el avance del deterioro del anciano/dependiente.

El cuidado en el hogar debe facilitar tareas básicas tan importantes en la vida como son favorecer los potenciales personales del asistido para revitalizar el estado de ánimo y tomar conciencia de que es posible una vida plena adaptándose a las circunstancias de cada momento.

¿Cómo elegimos al mejor asistente para dar soporte a la persona en casa?

  1. Siendo muy exigentes a la hora de buscar, comparar y tomar la decisión final. También recurriendo a empresas de contratación que tengan las mejores referencias y cuenten con un largo recorrido dentro del sector de tales servicios y una buena reputación, en lugar de acudir a agencias de colocación.
  2. Escogiendo una empresa que nunca vaya a abandonar a un asistido a su suerte por muy difícil que se ponga una situación y que preste el máximo interés en lograr su bienestar. El bienestar, calidad de vida y comodidad del individuo debe ser siempre el mayor objetivo de la empresa que contrates. Es imperativo el respetar siempre la voluntad del asistido y lo que tenga qué decir, ofreciendo en todo momento un servicio de asistencia domiciliaria que mejore la calidad de vida del familiar dependiente, ayudando a quienes más lo necesitan de manera profesional y humana.
  3. Una agencia de colocación tiende a hacer de intermediario. Una empresa con plantilla propia de asistentes formados bajo sus valores y ética se responsabiliza de todos los aspectos laborales, jurídicos y económicos que comporta un servicio de asistencia domiciliaria. Garantizando por contrato la relación que tiene con el asistido y con el asistente, haciéndose cargo de cualquier contingencia que pueda presentar (bajas, enfermedades, accidentes) y liberar, así, al asistido/cliente de toda problemática con el cuidador.

Por último, cuando llegue el momento de contratar a un asistente, busca estas características en él:

  1. Selección y Formación: asistentes que cumplan con un riguroso perfil técnico y competencias en base a la formación, la experiencia y sus competencias cognitivas, ejecutoras e intrapersonales. Y que dicho asistente forme parte de la plantilla de esa empresa, tenga una formación profesional en asistir o esté certificado en Atención Socio Familiar y Trabajo Social.
  2. Experiencia: que el asistente cuente con un mínimo de experiencia en atención a la persona con servicios completos a domicilio.
  3. Referencias positivas: tanto del asistente como de la empresa que lo avala.
  4. Competencias intrapersonales: que demuestre integridad, empatía, optimismo, iniciativa, flexibilidad, persistencia y ética.
  5. Educación y apoyo en inteligencia emocional por parte de la empresa a ese asistente a través de la instrucción continuada y una escucha activa para prevenir el síndrome del estrés del asistente.
  6. Ayuda: que la empresa a través de la que contratas ofrezca una supervisión y seguimiento del asistente y gestione soluciones técnicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.