El blog del asistido

Los grados de dependencia de una persona y su asistencia

Publicado por ASISTED el 8 enero, 2019

Grados dependencia

Los grados de dependencia en el deterioro de una persona puede ser repentino o paulatino.

En los dos casos debe afrontarse de la manera más positiva que nos sea posible. Y, en particular, demandar y conseguir la ayuda humana que nos permita sobrellevar esta situación de forma óptima.

La asistencia ha adecuarse al grado de dependencia de cada persona para que esta sea efectiva y proporcionada a su estado. Una buena atención a todos aquellos individuos en situación de dependencia ha de dirigirse hacia una mejoría en la calidad de vida.

También, dicha adecuada atención debe ser establecida dentro de un marco de efectiva igualdad de oportunidades, en concordancia con los dos siguientes puntos:

  1. Facilitar una existencia autónoma en su medio habitual, todo el tiempo que desee y sea posible.
  2. Proporcionar un trato digno en todos los ámbitos de su vida personal, familiar y social, facilitando su incorporación activa en la vida.

A continuación te explicamos las finalidades del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), los objetivos de las prestaciones y los grados de dependencia.

Finalidades del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD):

1. Garantiza las condiciones básicas y el contenido común a que se refiere la presente Ley; sirve de cauce para la colaboración y participación de las Administraciones Públicas, en el ejercicio de sus respectivas competencias, en materia de promoción de la autonomía personal y la atención y protección a las personas en situación de dependencia; optimiza los recursos públicos y privados disponibles, y contribuye a la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.

2. El Sistema se configura como una red de utilización pública que integra, de forma coordinada, centros y servicios, públicos y privados.

3. La integración en el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia de los centros y servicios a que se refiere este artículo no supondrá alteración alguna en el régimen jurídico de su titularidad, administración, gestión y dependencia orgánica.

 

Objetivos de las prestaciones según los grados de dependencia

La atención a las personas en situación de dependencia y la promoción de su autonomía personal deberán orientarse a la consecución de una mejor calidad de vida y autonomía personal, en un marco de efectiva igualdad de oportunidades, de acuerdo con los siguientes objetivos:

  1. Facilitar una existencia autónoma en su medio habitual, todo el tiempo que desee y sea posible.
  2. Proporcionar un trato digno en todos los ámbitos de su vida personal, familiar y social, facilitando su incorporación activa en la vida de la comunidad.

Los distintos grados de dependencia

La situación de dependencia se clasificará en los siguientes grados:

Grado I

Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.

Grado II

Dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.

Grado III

Gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.